Sin categoría

CONDUCIR

Hoy en día pocas habilidades al alcance del ser humano dan tanto placer y a la vez tantos disgustos como conducir, excepto quizás terminar una carrera.

El hecho de que pises un acelerador y que unas el punto A con el punto B se me antoja uno de los logros más significativos para la humanidad.  No obstante,  ¿por qué nos empeñamos en hacerlo tan condenadamente complicado?  Y no me refiero a sacarse el carnet.  Lo cuál ya de por sí da para una entrada y parte de otra.

“-carnet de conducir por favor
-no tengo
-¿cómo que no tiene? 
-de hecho iba ahora a examinarme del práctico 
-¡¿conduciendo?! 
-repasando”

A lo largo de tu vida habrás escuchado frases como “las mates se me dan fatal”, “definitivamente no se cocinar” o “coser no es lo mío”. Muchas serán las demostraciones, falsas o no, de humildad que te rodean, pero ¿cuántas veces has escuchado “yo conduzco fatal”?

Exacto. Nunca, en toda la historia de la conducción se ha oído esa frase.  Da igual que vayamos en dirección  contraria por la autopista esquivando coches.  Los equivocados son los demás. ¿Cómo va a ser error tuyo,  que te sacaste el carnet después de sólo 5 intentos?

Curiosamente,  tu capacidad para la conducción  suele ser inversamente proporcional a tu capacidad para reconocer que tienes la culpa de algo. Es increíble la capacidad  de autojustificación que tienen algunos.

“-Sí es que esos malditos frutos secos que te ponen,  empiezas a picar y eso da sed y…

-he dicho que se deje de tonterías y sople”

Por otro lado,  otorgar el título de mal conductor únicamente a un sexo (todos sabemos de cuál hablo) se me antoja algo bastante cierto machista: NO TODAS LAS MUJERES SON MALAS CONDUCTORAS, no está bien meter en el saco a todas,  pues no todas tienen carnet.

Bien,  ahora que todas las mujeres  han dejado de leer para tirar el móvil por la ventana mientras me dedican algún piropo (todas excepto quizás alguna rubia natural) hablemos de los hombres:

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Nosotros conducimos de p**a madre

Bueeeeno quizá no tanto.  Pero así  lo cree la mayoría.  No recuerdo haber ido nunca con nadie en el coche y que, después de sufrir algún majo y limpio por parte del coche de delante diga “¿has visto? Seguro que es un hombre”.

El problema no es la veracidad de tan ambiciosas presunciones,  sino que estamos tan seguros de lo bien que conducimos que vamos a toda hostia.  Yo he visto a señores aparcando a 90 por hora. No se qué es lo que nos obliga a los tíos a pegarnos al culo del coche que nos precede, supongo que lo mismo que nos obliga a arrimar cebolleta en la discoteca,  agresivos que somos.

Pero aun así no puede decirse que hagamos más “extraños” al volante que el resto de los colectivos.  Al menos hasta que cumplimos cierta edad…

“Los hombres van muy rápido,  las mujeres van muy lento  y los viejos van por donde les da la gana”

San Lucas proverbios 13/4

Los viejos son quizás los más peligrosos de cuanto pulula por las venas de la ciudad. Me hacía gracia lo que decía mi abuelo: que los jóvenes de hoy en día ya no mirábamos atrás. Él… que no miraba el retrovisor ni para aparcar el jodío. Qué gracioso el tío ¿eh? Está muerto ahora.

Esto si que es un rasgo muy marcado entre los conductores mayores, artistas capaces de sacarle a cualquier coche (normalmente un Mercedes gigantesco)  la relación de marchas más lenta posible. Siempre me he preguntado qué pensarán esos señores a cerca de los 30 coches que llevan detrás en carabana. No entiendo por qué no se mueren preguntan a sí mismos si cabría la posibilidad de que todos estos señores que le siguen lo hicieran por algo más que por haberse perdido.

Eso si es que los ven, en esa  postura con la barbilla alta que llevan, que parecen legionarios en procesión de semana santa, no sólo por la postura en si misma si no porque llevan la misma velocidad que dicho desfile. Da igual que estos individuos midan metro y medio que dos, con esa postura bien parece que a duras penas lleguen a ver por encima del volante.

Me gusta porque llevan esa postura siempre, sobretodo cuando acaban de hacerte una jugarreta. Postura de indiferencia podríamos decir. Que ya puedes adelantarles tocando el claxon, insultándoles, o con la puta Banda de Agaete tocando un pasodoble en el techo de tu coche que ahí siguen,  como un guardia londinense, no te miran ni de reojo, no sea que vayas a pensar que se han dado cuenta de que casi te matan.

En fin, no te queda otra que dejarlos atrás, criticando el nivel de vida actual, el programa Saber Vivir, los avances en la medicina y en general todo lo que hace que esta gente dure tanto.

Anuncios
Estándar

5 thoughts on “CONDUCIR

  1. Guachis dice:

    Eyyyy te olvidaste de nombrar a esos conductores que fuera del vehículo son personas sociables, amables, atentas y hasta simpáticas diria to, pero que con tan solo abrocharse el cinturón de seguridad, se convierten en el increible hulk (háblese de mi viejillo), y que pitan hasta a el gato muerto aplastado en el asfalto (que del tiempo que lleva ahí ya forma parte del la vía) porque les molesta.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: CONDUCIR 2 (aparcando) | Si lo se ni me levanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s