amor, deporte, familia, humor, saludo, Sin categoría

EL SOBREPESO

¿Veis este cuerpazo que tengo? ¿Estos abdominales esculpidos  por Adonis?, ¿estos cuádriceps de acero?

¿no lo veis?  Pues que pena…  para vosotros.  Tendréis que fiaros de mi palabra.

No cuela ¿verdad?

Lo que seguro que no es tan increíble es el hecho de que antes estaba gordo.  Pero no gordo en plan “un poco pasadete”,  estaba GordoJoPuta,  que es un término que he acuñado y que estoy introduciendo en el argot actual.

Así es,  me encontraba en un estado de “insultable sin factura moral” ; podías decirme gordo sin tener que sentirte mal ni temer replica alguna. Ser gordo en Estados Unidos mola porque tienes apodos como Big Al o el Gran Joe. Aquí con un poco de suerte no te llamarán Culo Bacon o Brazo Choped.

Estaba tan gordo que una vez pasé por delante de la tele mientras mi familia veía Juego de Tronos y se perdieron tres episodios.

“-‘pérate un momento. ¿ese qué hace muerto, no estaba vivo ahora mismo? Puto gordo… ¡vuelve a la cocina!”

Una cosa que tenemos los gordos como los negros es que podemos decirnos “gordo” entre nosotros y aquí no pasa nada. Otra cosa es que sabemos reconocernos entre nosotros a simple vista. Un poder que tenemos.

Mi novia no parecía darse cuenta.  Cada vez que le preguntaba a mi pareja sobre si estaba muy gordo ella se deshacía en alagos hacia mi persona que dejaban patentes algunas de mis cualidades como lo inteligente que soy, lo calladito que me mantengo cuando vamos al cine o lo bien que me sale el café en la Nespresso. Una vez en medio de una de estas conversaciones hasta me dedicó un piropo en su prosa:

“-amor, ves el mar?
-si, mi vida
-ves lo grande que es cielo?
-si, mi amor
-pues tu culo es así de gordo”

Sabes que es el momento de mirartelo cuando la frase “estás que no cabes  en ti mismo”  pasa de insulto a llamada de atención. Es en ese momento,  cuando la gente pasa de temer que la pises  a temer directamente por tu vida, cuando tienes que ponerte en tu sitio.

El problema es que en tu sitio sólo cabe uno y tú eres dos. Yo por mi parte me busqué la vida con una dietista y después de tres depresiones,  ocho bajadas de tensión  y cuatro meses sin oler unas papas fritas,  adelgacé mi primer kilo. El problema fue que un seno se me había quedado posado en la estantería del baño y al moverme descubrí  la siguiente ecuación:

-1kg + sen x= (algo estás  haciendo mal,  puto gordojoputa)                 

Estaba claro que la dieta y el deporte no eran lo mío.  Así que resolví empezar con remedios naturales. Empecé  con productos dejados en esta tierra por nuestra amiga la madre naturaleza y tratado por las manos callosas de algún simpático amiguito de Asia,  del tipo té verde,  rojo y fuxia, cola de caballo, oreja de ciervo,  páncreas de pokemon de agua… 

Pero lo natural tampoco me convencía, así que me pasé a la química. Tomé L-carnitina, Hidroxicut, aminoácidos ramificados, Efedrina (¡¡¡CON ESTO ÚLTIMO ME LO PASÉ DE PUTA MADRE VAMOS A IBIZA COÑO YA TARDAMOS BANGUERAN RUFIOOOOO!!!) pero mi gelatinosa riñonera se resistía al desahucio.

La opción  quirúrgica quedaba descaradamente descartada de antemano dada mi inquebrantable postura respecto a las intervenciones de esta índole (son caras y no tenía un duro).  Así que una vez más junté dos pufs y senté sendas posaderas mientras comía  un ligero tentempié consistente en un bocadillo de leche condensada.

Por más que pensaba y pensaba no podía “croquetarme” en el tema. Cuando uno está a”costillado” a pensar en comida. “souffle” mucho intentando des”tarta”r esos pensamientos. Uno puede pensar “queque”  esto que digo “bacon” segundas.  Pero enseguida en”ternerá” que no todo es comer y comer,  que en esta vida hay que a”pechuga”r porque nadie va a hacer “nata” 
por tí. Todos “cebamos” de qué hablo. No sólo “pasta” con decirlo,  hay que ponerse a ello. Estas y otras son frases que te “macarron” de pequeño,  pero aun así engordarste porque no lo “bistec” venir.

En resumen.  Que hay que cuidarse.  Y para el que quiera empezar a hacerlo nada mejor que unas Nike Pegasus Requete plus del número 43.  Sólo se han usado una vez. Mejor verlas.

          

Anuncios
Estándar

One thought on “EL SOBREPESO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s