familia, humor, ocio, Sin categoría

ROMERIAS

Se acabó el verano.  Y con él se va la panza de burro (que no estaría mal que aunque sea por un año se cogiera las vacaciones a la vez que yo), se acabaron los calores, los apartamentos, y si, las romerías.

Así somos nosotros.  España: posiblemente el único país en donde si un día de fiesta cae un sábado,  nos tomamos el siguiente lunes de puente.  Spain is a shit different.

Antiguamente, allá por los 90, las romerías consistían básicamente en la celebración  del cumpleaños  de la virgen de turno, la que hacía que los vecinos del pueblo se lanzaran a la calle vestidos con trajes típicos, tocaran instrumentos típicos.  Y bebieran como si no hubiese mañana (típico).

Tales costumbres (las de las romerías) adquirieron tal popularidad que había gente de otros pueblos que se desplazaban al enclave anteriormente mencionado para rendir culto a la deidad, y de paso a chupar  un poco de típico.

Grandes y pequeños cantaban y reían al son de guitarras, timples, rascaderas, y demás  instrumentos que ellos mismos tenían a bien sacar a la calle y compartir esas canciones con las que crecieron. Si con eso no fuera suficiente, se presentaba la oportunidad de observar la infinidad de convinaciones de vestimenta histórica con la que los participantes tenían a bien teñir de alegres colores la velada.

El problema ocurrió cuando cierto chaval con el pelo de punta, futuro dudoso y subido en sus Búfalo, mientras se abrochaba  los últimos botones laterales de las perneras de su chandal REFLEX Adidas frente a la estantería de la sección de bebidas alcohólicas del supermercado, se dirigió a un clon suyo que andaba por allí:

“-Sevensuí, ¿cuanto vale la botella de Cartadioro?

-ocho euros y pico

-¿y un traje típico?

-yo que seeee… ¿cuarenta?

-¡chacho! Eso sooooon… (54 segundos de silencio después) …cinco botellas no? ”

Ese pensamiento fatídico dió al traste con la indumentaria típica de estas celebraciones.  Atrás quedaron los pantalones de tergal, los fajines encarnaos, los chalecos de oveja, el famoso sombrero o cachorro, y por supuesto los zapatos de cuero negro.

Las fiestas de antaño en la que conocidos y por conocer disfrutaban de un ambiente tranquilo y agradable en el que rememoraban costumbres y celebraban  encuentros  con música en las calles se convirtieron en excusa para beber en dichas vías, donde jóvenes perfectamente caracterizados con indumentaria típica como unas Reebok,  un chaleco y un pantalón vaquero (“O Bermudas ya veremos comostaer día ‘ite?“) se pasean por el pueblo bebiendo y buscando con quien meterse.  Eso sí,  siempre en honor a la virgen de lo que sea. Ya en Cuarto Milenio se discutió el impactante caso de uno de estos especímenes que fue SOLO a una verbena. Increíble.

Y es que las fiestas de pueblo ya no están hechas para disfrutar sino para sobrevivir. Yo por si acaso me he comprado un cachorro con gafas de visión nocturna, un chaleco ovejero con funda de pistola, un fajín de Kevlar y un timple con mira telescópica. 

A ver si a así puedo beber a gusto mientras  los demás comparten toda esa mierda anteriormente mencionada. Y de paso evito que el Yerober,  el Jeremai o el Kevin de turno me ataque por la espalda porque la longitud de mis patillas le ha ofendido sobremanera (típico)

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “ROMERIAS

  1. Guachis dice:

    Muy buena esa visión de lo “típico” nuestro. Lo que ahora esos chavales de pelo de punta, futuro dudoso y subido en sus bufalo, se bajaron de ellas para autodenominarse “kilometrosexuales” y dejaron de lado el “cartadioro” pa pillar el vodka matarratas del mercadona (menos de 3 euros… Que me lo quitan de las maaaaaaanoss!!)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s