Sin categoría

LA NAVIDAD AT HOME

image

He decidido enfrentarme a lo que todo Blogger teme. Nuestro viaje parece ir con viento en popa. Y nadie parece haber advertido una cosa. Una cosa que he pospuesto ya demasiado. Como un pájaro cortejando a su hembra con caprichosos acercamientos, he abordado fugazmente el tema de la Navidad, pero no me he metido de lleno en el mismo. 

“-María, ¿Cómo avisamos a nuestros padres de que ha nacido Jesús si aquí en Belén no hay teléfono?

-podríamos enviar una paloma mensajera.

-o podríamos enviar a tu puta madre…

-de verdad que a rencoroso no te gana nadie hijo… ”

Y es que no se puede tener un Blog donde se habla de cosas cotidianas y pretender terminar el año sin dedicar unas palabras a San Consumo de la Santísima Consumición. Unas fiestas en donde todos se quieren y abrazan más que si hubiéramos nacido con el mismo pulmón. Así que con el permiso del Rey, aquí va mi mensaje navideño.

Son varios los detalles a tener en cuenta para que tu navidad pase la prueba del algodón, y uno de los más importantes es la decoración. Hay que decorar la casa,  decorar las ventanas, decorar el coche, decorar al perro,  decorar a la abuela. Todo debe estallar en un remolino de rojo y blanco para que así Coca-Cola la familia sea feliz.

No podemos hablar de navidad sin decoración navideña, y no podemos hablar de decoración navideña sin un Belén. Algo que se supone debe ser una muestra de rigor histórico de lo que supuestamente pasó en aquel pueblo.

“-María, ¿Qué hacen aquí estos dos reyes y un negro con corona?

-Vienen a traer oro, incienso y mirra al niño, José.

-Ah, vale.

Ya sabía yo que si tragaste lo de la paloma…

-Qué?

-Que cierres la puerta por fuera.”

Quizá esté fuera de lugar poner en duda la fidelidad de la Virgen María o el antisemitismo de José de Arimatea. Pero hay otro tema que deberíamos abordar con más presteza, y es la fidelidad de la reproducción del Belén que hacemos en nuestra casa.

Me hallo en el deber de reconocer que me impactan los detalles de los Belenes;  ríos de aluminio, camellos que triplican el tamaño de una casa, bombillas del tamaño de un perro…Belén debe ser un sitio terrorífico.

Y aún con todo esto, lo que menos entiendo es qué hacia un pastor haciendo sus necesidades al aire libre y a la vista de todos, habiendo tantas casas huecas vacías.

Belén debió haber sido un sitio donde no hay que pararse a descansar, y no solamente por prescindir completamente de toda proporción y lógica.

Cuando veo las recreaciones con el infante ya nacido y feliz en el pesebre (se ríe porque está alegre), rodeado de pastores que no paran de adorarle, mi cabeza,  cómo no, empieza a darle vueltas a las cosas: ahora están todos muy contentos con sus cabritas tras sus nucas, porque ha nacido el niño Jesús; nadie diría que, en su momento, nadie fue capaz de abrir las puertas a una embarazada a punto de dar a luz, ahí lo dejo.

¿Pero para qué sirve la navidad? La navidad no sólo son regalos y turrón. Y que no traten de colaros esa inmundicia de querernos los unos a los otros. Estas fiestas que acontecen son la mejor excusa razón que tiene la familia para reunirse, sobre todo si a uno de sus miembros le ha tocado un buen pellizco en la Lotería De Navidad.

” -No me ha tocado, pero lo importante es la salud.

-Y que no le haya tocado a ningún conocido

-Y que no le haya tocado a ningún conocido.”

Ganar un par de millones en la lotería es muy parecido a terminar la carrera de fisioterapia, allá donde vas aparece gente que necesita “un favor” (parece que se caen de los arboles). Claro que no es lo mismo un masaje que el que me termines de pagar mi coche,  un coche al que jamás,  hasta ahora,  te he invitado a subir. Pero ¿qué más da, si estás forrado primo? O tío, o hermano…

image

LA CENA DE NAVIDAD

Los preparativos.

Es la cena de navidad y tu madre ha tenido a bien celebrarla en su casa. No sin antes añadir el inocente comentario de “a ver si la próxima la hacemos en casa de Marisa, por que yo otro año tanto trabajo ya no…”. No se si soy el único que oye a su madre decir eso todos los años. Y ya que estamos ¿a vosotros también os decía vuestra madre “dile que no estoy”  cuando venía el de Santa Lucía a cobrar? Bueno es igual.

Los preparativos de una cena consisten mayormente en ver cómo tu madre va acumulando nervios desde las 5 de la tarde e ir pasando de parapeto en parapeto evitando el fuego enemigo hasta que empiecen a llegar los invitados. Y aquí va (ooooh si) el…

¡BESTIARIO DE INVITADOS!

Antes de nada que quede bien claro que las variantes del bestiario son mi familia así que si alguien tiene algún comentario hiriente que hacer, le ruego que se lo guarde (hasta después y lo escriba en los comentarios).

EL CUÑADO (parejatis perifericus)

Me faltarían una y mil entradas para destacar todas las virtudes de tu cuñado. Independientemente de si el intruso en la cena eres tú o eres él. Todos tenemos un cuñado que cobra más, es más culto, más hábil, la tiene más grande etc.

El cuñado tiene la curiosa cualidad de trastocar la moral de su homónimo sobremanera. Ya sea corrigiéndole o desmintiendo un comentario tuyo, o bien poniendo de manifiesto sus virtudes frente a tus defectos. Todos tenemos un hermano político que nos supera, o al menos así lo cree,  en todo. Si no tienes un cuñado que responda a esta descripción  deberías empezar a valorar la posibilidad de que la persona de la que estamos hablando seas tú.

No obstante tampoco es cuestión de ahondar en el tema sobre quién  es mejor de los dos o por qué conozco el tamaño del pene de mi cuñado  así que mejor pasemos a otra variante.

FAMILIARIARES ANCIANOS (estorvus)

Esta mezcla de Yoda y Gandalf que desprende unos olores característicos (ellas a perfume antiplagas al principio de la noche y al final a fritanga y ellos a linimento y después a alcohol) mantienen contigo unos diálogos de lo más predecibles al tiempo que no paran de tirarte del brazo hacia ellos aunque hagas tope con su cadera, que parece que te quieren sorber algo de vida.

“Estoy harto de las amiguitas de mi abuela que cada vez que me ven me pellizcan los mofletes y me dicen que me he hecho todo un hombrecito. Por favor,  señora, que la puedo dejar seca de un pollazo en la nuca”

                            (visto en Twitter)

Ponen tanto ahínco en sentarse a tu lado a la mesa como de fingir que no perciben el que pones tú de evitarlos. Pero hoy es noche buena y la casa está llena de obstáculos en forma de pariente. Así que la tarea es bien difícil.

Dentro de este tipo de comensal se ha dado el caso (no probado)  de una variante que te desliza dinero sin que se entere tu madre aunque tengas 30 años. Pero la existencia de tal espécimen aún no ha sido probada (por mí).

INFANTES (Condonis Rotus)

No existe cena de Noche Buena en la que no tengamos que acabar tratar con esta subspecie. La complicación surge cuando nos encontramos con que dentro de esta rama hay diferentes subramas en relación  a su comportamiento que no expondré aquí porque ya tengo bastante con lo que me voy a encontrar esta noche.

Lo mejor que se puede hacer con esta subspecie es no mirarlos, no hablarles y sobre todo, no arrojarles comida. Evitar el contacto físico con ellos pues debido al clima predominante en esta época del año pueden ser portadores de enfermedades.

El modo de evasión es más fácil de lo que parece. Cuando ellos nos sigan por toda la casa hemos de mantener un ritmo suave pero constante para que no nos pierdan, e ir pasando cada vez más cerca de la telaraña silla en dónde descansen los pacientes ancianos hasta que uno lo aprese.

EL ALEGRE (etílicus etílicus)

Cualquiera de los mencionados y por mencionar es perfectamente susceptible de convertirse en este Super Sayan de la fiesta. Una cervecita nada más llegar, algo de vino para la carne, un brindis con cava, el Tía María pertinente…

Poco a poco a este/a máquina se le despega la lengua y empieza con su monólogo. Y su superpoder, que le otorga la capacidad de encontrar un segundo sentido pornográfico a toda palabra y frase que llega a sus oídos (chiste de archivo).

En fin,  no os entretengo más, que estoy seguro de que ya vuestra madre os esta buscando para encargaros alguna tarea. Solo desearos una feliz navidad. Espero veros a todos más gordos mañana,  excepto a los pobres a los que les toque currar. Y no me refiero al de rojo. Pasadlo muy bien estas navidades y no os paséis con el alcohol, que las rotondas muerden.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s