ciencia ficción, cine, educacion, humor, ocio, social

SERIES DE NUESTRA INFANCIA: Los Caballeros del Zodiaco

Esta serie japonesa era una de mis favoritas cuando era un enano. Aquellos dibujos japoneses con ojos grandes como platos. Con esa banda sonora extraña, a caballo entre cabecera y marcha militar. Con aquellas rimas cogidas con pinzas que fomentaban tantos errores de interpretación. aquí tenéis la dichosa musiquita

Pero a mí me encantaba. Pasaba las tardes mirando el reloj a la espera de mi ración diaria de caballeros y peleas. Y en cuanto empezaban, volvía a mirar el reloj sabiendo que en los escasos veinte minutos de duración del capítulo a penas iba a avanzar la historia (quitando el resumen del episodio anterior y sus malditos flashbacks con recuerdos inútiles que no aportaban nada a la trama, poco te quedaba de acción). Pero eso daba igual. Seguía siendo mi serie favorita.

Aún con eso, la recuerdo con cierto resquemor. Y esto se debe a que cuando se estrenó en Telecinco, coincidió con mi Primera Comunión.

Algún día os hablaré de mi Primera Comunión. Os aseguro que da para una entrada completa.

Os preguntaréis qué tiene que ver una cosa con la otra. Bien, pues que sepáis que (esto va para los hijos de los que votan a Podemos) antes de hacer la Primera Comunión, había que ir a ciertas clases estúpidas e inútiles denominadas Catequesis. Esta palabra que parece denominar la inflamación o infección de algún órgano es en realidad una serie de lecciones sobre el sagrado testamento. Que te ayudarían a entender mejor la eucaristía. Consistían en la lectura de la biblia, conocimientos teológicos, primera experiencia sexual con el cura y otras lecciónes para hacer la comunión y luego ya te regalasen el dichoso compás.

Bien. El problema que me suponían estas clases era que empezaban diez minutos antes de que terminase el capítulo de Los Caballeros Del Zodiaco. Esto me sacaba de quicio aunque en realidad no perdía el hilo argumental porque eran capaces de estar peleando contra el mismo enemigo durante diecisiete capítulos seguidos.

Además, las peleas eran bastante parecidas. Los personajes no daban ni un puñetazo sin avisarlo a gritos antes. Lo cuál es bastante contraproducente; imagina que estás en una pelea de bar y vas a atacar a alguien al grito de «¡Patada en los huevooooos!»

Tú mismo cometerías un autospoiler permitiendo al rival que se adelantase a tu ataque en un gesto defensivo clásico como clavarte una botella rota en el cuello, por ejemplo.

Como decía, las peleas eran más o menos así.

«Yo soy más fuerte»

«No, yo soy el más fuerte»

«Ataque»

«te he vencido, te lo dije»

«que va»

«Contraataque»

«¿lo ves?, te dije que era más fuerte. Me has subestimado»

«Que no, que no, mira ahora»

«Ataque»

Y así durante diez o quince capítulos.

De todas maneras, y aunque yo prefería enterarme de primera mano viendo el final del dichoso episodio, no había problema. Pues al día siguiente sería el tema de conversación en el colegio.

Antes de llegar la hora del recreo, ya me había enterado de todos los pormenores actualizados de la historia, así como del palmares de victorias y derrotas de cada uno de los personajes. Conocimientos absolutamente imprescindibles antes de salir al patio, pues era entonces cuando se celebraban los «combates».

Estas veladas consistían en que dos o más contrincantes, fingiendo ser caballeros del Zodiaco, combatían hasta el fin del recreo de los tiempos. Estos combates, siguiendo las pautas de los de la serie, solían ser combates a distancia en el que no faltaban nombres de los múltiples golpes así como onomatopeyas por doquier.

Antes de este combate estiloso cargado de dramatismo, se celebraba siempre un primer combate a patadas y puñetazos para decidir quién era qué caballero.

Estos primeros combates solían ser bastante más dolorosos que los segundos, cosa normal por otro lado; al no haber decidió que caballero serías, aun no tenías armadura…

Y es que, como todos recordaréis, todos queríamos ser los mismos personajes, como el caballero del Dragón, el del Fenix, el del Cisne… Nadie quería ser el irónicamente soso protagonista (Pegaso) o el Mariposón de Andromeda.

A no ser…

… que consiguieras una cuerda.

Daba igual si se trataba de la comba de saltar de tu hermana, una cinta de precinto policial o el cordel de los cartones de huevos. Con algo que pudiese pretender ser cadenas, el caballero de la acera de enfrente adquiría bastante popularidad.

Así viví yo y casi todas las personas con las que he tocado el tema para hacer esta entrada las aventuras de los caballeros cabezones y de ojos saltones. ¿Y vosotros?

Twitter=@cansinoroyal

Estándar
economia, familia, hogar, humor, ocio, Sin categoría

LA TELE

En 1924 cuatro de los mejores hombres del ejército…  John Logie Baird consiguió por primera vez en la historia reflejar en luces una imagen en movimiento,  así nació lo que ahora conocemos como televisión.  Me pregunto qué pensaría este hombre de lo que hemos hecho con su invención hasta ahora.

Hoy en día es el primer electrodoméstico que se enchufa tras una mudanza en todos los hogares y seguirá siéndolo durante mucho tiempo. La capacidad de atracción de estos artículos es simplemente inaudita.  Nunca jamás existió un aparato que lograse absorvernos; de la manera en la que lo ha hecho durante tantos años.

Incontables son también las ocasiones en las que el invento de Logie ha jugado un papel decisivo en la historia: Woodstock,  el discurso de Martín Luther King, la caída del muro de Berlín, la llegada del hombre a la luna…

Pues bien,  yo sigo flipando con que Antena3 sea capaz de colarte dos pausas en un sólo episodio de Los Simpson. (por cierto ya soy capaz de adivinar la temporada y primer año de emisión del capítulo por el tono de amarillo se las pieles de los personajes)

Atrás  quedan ya aquellos tiempos en los que Canal + (es más)  ofrecía una programación  totalmente libre de publicidad. Lamentablemente, esos tiempos pasaron incluso para los canales de pago, donde por cierto no paran de repetirte la misma programación una y otra vez,  que yo he llegado a ver Titanic 5 veces en una semana (en todas moría Di Caprio, y eso que para mi que cabía en la tabla con la culona).

La TDT apesta.  Más aún que la señal analógica. Han acabado con aquellos viejos matices en los que veías la 2: hoy con lluvia,  mañana con estática, pasado doble… ahora las cadenas o se ven bien o no se ven. Sosos coño…

Ahora, que si en los de pago  repiten la programación en la TDT no se quedan atrás. Si lo dudas coje tu mando a distancia (seguramente estará entre los pliegues del sofá, no desesperes)  y date una vuelta por TeleSalvame, Energy de la Jungla,  Dos Hombres y Neox y Factoría de La Que Se Avecina

De tantas horas viendo la tele tu cabeza desarrolla una serie de vórtices dimensionales en las que intentas dar explicación a una serie de fenómenos que hacen su aparición en la caja tonta, como son:

¿cuál fue la última película que viste en tele5?

¿por qué nunca ponen pelis del oeste por la noche?

¿cuántas almohadas tiene que tener una cama norteamericana?
¿y por qué esta gente nunca usa el ratón cuando están con el ordenador?

¿ni tampoco se quitan nunca los zapatos para poner los pies en el sofá?

¿que tipo de garganta tiene la gente en series y pelis que no necesitan agua para tomarse las pastillas,  si yo necesito vaso y medio de agua para un bocata?

¿por qué cada vez que un americano pone la tele las noticias hablan de él  o de algo relacionado con él? ¿y por qué nunca pilla la información a medias, como reportera estuviera esperando a que el tipo encienda la tele para empezar a hablar?

¿Punckie Brewster es una precuela de Lady Gaga?  Por cierto ¿Qué clase de nombre es Punckie  Brewster? No me extraña que sea huérfana yo tampoco podría mirar a la cara a mi hija sabiendo que soy el culpable de que tenga ese nombre.

¿por qué los Power Rangers hablaban si dejar de decir que si con la cabeza? Los Power Rangers que asienten tenían que haberse llamado ¿Es que para los trajes usaban dobles dependientes de un chino?

«-¡lucharemos contra las fuerzas del mal!

-¡auliculale si,  segudo pasillo iquielda pofavó! »

¿por qué en los dibujos japoneses los personajes  corren siempre con los codos a la misma altura que los hombros?

¿que coño les pasa a las armas del equipo A que no dan nunca a nadie?

¿Por qué en Walker Texas Ranger las peleas eran en cámara lenta? Bueno ésta me la sé, porque si la ponen a velocidad normal el capítulo dura más o menos lo que una pausa de Los Simpsons.

Esa es otra,  los anuncios.  A ver señores de Colón, Ariel y toda esa suerte de ungüentos milagrosos: los anuncios  de detergente no serán creíbles hasta que las madres no empiecen a PEGAR a los niños que se ensucian.

El Príncipe De Bell Air:  Will Smith pilló un taxi en Filadelfia (costa oeste) hasta Los Angeles (costa este). ¡Ese negro hombre viajó a través  de todo el país en taxi! Exijo saber cuánto costó esa carrera. No me extraña que el taxi oliera a cuadra.

«todo lo que me gusta en esta vida es inmoral,  un delito o un capítulo de Juego De Tronos»

La verdad es que aunque este tipo de preguntas que nos planteamos atormentan mi existencia no me quejo de la tele.  De hecho son mi ejemplo a seguir; no quisiera morirme si atravesar la cocina de un restaurante chino con un tiro en la pierna perseguido por agentes de una célula corrupta de FBI  por ejemplo. Ya sabes,  esas cosas que si no las vives,  no puedes decir que has vivido.

Bueno os dejo que voy a aprovechar la pausa de Antena 3 para hacer una pizza.  Voy a ir plantando los tomates. El que pone eso de «volvemos…  En 7 minutos»  debe de ser el mismo que calcula el tiempo que que le queda a Windows para terminar de pasar un archivo al pendrive.

Estándar